Packaging & Speciality Papers

Cuando el packaging habla con el consumidor

El packaging interactivo aporta valor agregado al empaque comercial y genera incentivos de compra.

Últimamente está en boca de todos el término “internet de las cosas”, que hace referencia a la conexión en red de elementos físicos y virtuales, y su uso coordinado mediante tecnologías digitales. En un futuro, incluso las cajas de cartón formarán parte del internet de las cosas: se les podrán añadir componentes digitales para brindar al consumidor una experiencia de marca más intensa, especialmente cuando estén hechas de cartón de celulosa de primera calidad, como Algro Design de Sappi. La mejor denominación para esta tendencia es “packaging interactivo”.

 

El método clásico: los códigos QR

Img2_interactiveHoy en día, muchos envases de cartón ya incorporan componentes interactivos. Desde hace años es habitual que los fabricantes estampen en el packaging códigos QR que llevan a sitios web, aunque generalmente esos sitios web aportan poco valor añadido. En este contexto, las promociones ofrecen un gran potencial; por ejemplo, si en el packaging se indica que al escanear el código QR entras en un sorteo, es más probable que el cliente acabe comprando el producto. Eso sí, el umbral de uso de los códigos QR es alto, ya que el cliente debe instalarse una aplicación especial en el teléfono móvil para poder decodificarlos.

 

Los chips NFC sustituyen a la tecnología RFID

Cada vez son más populares los chips NFC, que permiten la comunicación entre el packaging y el dispositivo móvil sin ninguna aplicación de decodificación. La NFC (comunicación de campo cercano, por sus siglas en inglés) es una evolución de la tecnología RFI y, a diferencia de esta, no requiere lectores industriales, sino que funciona con casi cualquier teléfono inteligente. Mucha gente ya está familiarizada con esta tecnología porque es la que hace posible pagar con el móvil en las tiendas.

 

Libertad total en el diseño

Img1_interactiveEn combinación con un cartón de gran calidad, los chips NFC ofrecen un amplio abanico de posibilidades para la experiencia de marca; por ejemplo, permiten participar en concursos y consultar las indicaciones de un producto desde el teléfono. También se utilizan como medida de protección contra el plagio: el cliente puede comprobar el origen del producto sin tener que inspeccionar detenidamente el contenido.

Los chips NFC también presentan ventajas de diseño con respecto a los códigos QR: en lugar de imprimirse en el exterior de las cajas, pueden integrarse en las mismas sin que se vean. Por otro lado, los comercios pueden utilizarlos para identificar en tiempo real el lugar y la hora de la compra, así como datos clave sobre el uso del producto, lo que les permite controlar con mayor precisión la gestión de la mercancía. Los expertos auguran que en un futuro próximo se imprimirán chips NFC con tinta electrónica en el exterior del packaging.

 

Mayor notoriedad gracias a la realidad aumentada

La realidad aumentada (RA), que últimamente está tan de moda, también ofrece interesantes posibilidades de interacción digital con cajas de cartón de alta calidad. Por ejemplo, con un marcador de RA impreso en el packaging y una aplicación para móviles pueden transmitirse multitud de experiencias sensoriales, como imágenes o vídeos. Esta tecnología no sólo puede ayudar a captar la atención del consumidor (por ejemplo, mostrando el producto en tres dimensiones en el teléfono), sino también a que este entienda mejor el producto (por ejemplo, mediante breves secuencias que muestren ejemplos de uso). La RA también puede resultar muy útil en el caso de productos que requieren explicaciones, como los medicamentos: es factible, por ejemplo, que en un futuro podamos llamar a un farmacéutico virtual a través de la realidad aumentada para que nos explique cómo debemos tomarnos una medicación.

 

El packaging del futuro irá acompañado de música e imágenes

Aunque la realidad aumentada será una de las tecnologías más importantes en el packaging del futuro, algunos visionarios ya están pensando más allá. Por ejemplo, ¿y si en lugar de recurrir a una aplicación para móviles se incorporaran a los envases y paquetes sonidos e imágenes en movimiento? Eso ayudaría a que el consumidor prestara más atención al punto de venta y al packaging de los productos. De hecho, ya se están haciendo pruebas con cajas de cartón equipadas con módulos de pantalla o sonido, aunque todavía pasará algún tiempo hasta que este tipo de packaging llegue en masa a las estanterías de los supermercados.

 

La tecnología OLED da brillo al packaging

La tecnología OLED ya está presente en el mundo del packaging. En 2012, un conocido fabricante de bebidas espirituosas ya sacó a la venta envases con iluminación incorporada. Los OLED (diodos orgánicos de emisión de luz) son fuentes lumínicas de escasos nanómetros de grosor, formadas por semiconductores orgánicos, que pueden imprimirse en el packaging de los productos junto con los demás componentes electrónicos, incluidas las pilas. Gracias a los sensores de proximidad integrados, los OLED detectan que el cliente se acerca al punto de venta y comienzan a parpadear y brillar.

Como conclusión, el packaging interactivo ofrece oportunidades de innovación fascinantes. Sin embargo, para que tecnologías como la realidad aumentada y los OLED no se queden en un mero artificio, es importante integrarlas armoniosamente en un concepto de diseño bien estudiado, en el que es fundamental la elección de un sustrato de la más alta calidad, como Algro Design de Sappi.